Origen del Club

El Club surge a finales de 1990, cuando un grupo de intelectuales filántropos, aburridos de reunirse para celebrar sesiones garbanzofágicas de carácter degustativo, de las que solamente ellos -pero ¡de qué modo!- se beneficiaban, toma la decisión de extender a una parte del género humano (exclusión hecha de los hideputa natos, de los palizas y de otras diversas modalidades de tocapelotas que en el mundo son) las saludables enseñanzas que se derivan de la ingesta sistemática -y metódica- del cicer arietinum (L.) en su preparación culinaria denominada ora "cocido",  ora "olla".

 

Es la praxis el camino elegido por aquellos conspicuos pedagogos de la Gastronomía, para abrir los ojos a los nuevos catecúmenos y para mostrarles lo diverso y lo prometedor de la senda degustativa a seguir para adquirir, por sí mismos, la sapiencia y la firmeza cognoscitiva precisas en orden a llevar con orgullo en la vida la honrosa denominación de pultifagónides, que es como el inmortal Plauto denominó a los cartagineses que se deleitaban con la ingesta de garbanzos. 

 

Y así, con paciencia franciscana, los referidos pioneros fueron mostrando -y siguen haciéndolo - a sus aventajados discípulos, los centros gastronómicos   donde el cocido, fundamentalmente en la Villa y Corte do radica la Capital de España, se prepara. No siempre con igual éxito, es forzoso decirlo. No siempre, además, con la misma rectitud de intención en los fogones. Pero no otra cosa es la vida misma: "Ajo y estrellas cuajan el eje atascado…", dejó escrito el poeta T.S.Eliot.


Cumplido su primer cuarto de siglo de existencia, y celebradas ya más de dos centenares de sesiones académicas, los propósitos fundacionales del Club se mantienen puros e íntegros. Y cada vez son más -se cuentan ya por miríadas- los seres humanos que, de un modo u otro, se han beneficiado de nuestra infatigable labor de investigación.

 

Ello no obstante, poseídos de un ejemplar sentido cívico, sus fundadores decidieron –allá por Junio de 2005 y al amparo de la Ley Orgánica española reguladora del Derecho de Asociación, de 22 de marzo de 2002- dar la forma de asociación civil al Club y regular por escrito, para instrucción de ignaros y ejemplo de las generaciones venideras, sus normas de funcionamiento, en los términos que aquí pueden consultarse.

 

No obstante, para comprender –siquiera un poquito- el sentimiento amoroso que les llevó a pergeñar, idear, sostener, financiar y ofrecer (gratuitamente, claro) esta página a sus conciudadanos, no estará de más que, para empezar, piques en este enlace y escuches (y veas) el schotis Madrid cantado por su creador, el maestro mejicano Agustín Lara, acompañado de “La Faraona”, Lola Flores. Cuando se te pongan, como a nosotros, los pelos como escarpias, empezarás a entender el por qué de su devota dedicación a esta noble causa 

 

Acta fundacional de la asociación Club de Amigos del Cocido

(pinche aquí para conocer su contenido)

 

Estatutos de la asociación civil Club de Amigos del Cocido

(pinche aquí para conocer su contenido)

 

 

 

CONTADOR DE VISITAS 2017

En 2016 esta página recibió 46.544 visitas. ¡Gracias, visitantes!